Fotografía: Joan Sancho – Fotoart.

Badalona Dracs no pudo vencer a Milano Seamen en su debut en la European Football League (EFL). Los italianos decantaron el choque en la segunda mitad (10-23), en un partido marcado por la intensa lluvia que dificultó mucho el juego de ambos equipos. Con este resultado, Dracs, encuadrado en el grupo A de la competición, ve reducidas sus opciones de estar en la gran final, aunque todo dependerá de lo que pase en el choque que tendrá que jugar en feudo de los franceses Thonon Black Panthers el próximo 14 de abril. Posteriormente Milano Seamen recibirá a Black Panthers en Italia, el 12 de mayo, donde se terminará de decidir el equipo campeón de grupo que disputará la EuroBowl, el 9 de junio. El otro grupo de la EFL’18 lo forman Brussels Tigers (Bélgica), Potsdam Royals (Alemania) y Calanda Broncos (Suiza).

La primera parte fue de máxima igualdad, con los dos equipos intentando avanzar a pesar del mal estado del terreno de juego. Una pugna en la que los dos equipos no consiguieron anotar ningún “touchdown” y se marcharon al descanso con un “field-goal” en su haber. El primero lo transformó Lorenzo Vezzoli, para adelantar a los italianos (0-3) en el segundo cuarto, pero Guillem García respondió poco después para igualar la contienda (3-3). Dracs, antes de cerrar el primer tiempo, dispuso de una oportunidad de oro en la “red zone” para volver a anotar, pero se quedó con la miel en los labios.

Tras el descanso, Milano Seamen sentenció el choque en el tercer cuarto, con los dos primeros “touchdowns” del encuentro. Ambos llegaron en dos acciones de pase, a manos del “quarterback” Luke Zahradka, que conectó con Stefano Di Tunisi y Claudio Buccellato. En el primer TD los italianos fallaron el intento de “extra-point”, pero compensaron ese error sumado la conversión de dos puntos en la siguiente anotación, con otro pase de Zahradka a Xavier Mitchell (3-17).

A pesar del resultado adverso, Dracs no bajó los brazos y siguió luchando para recortar las diferencias. Sin embargo, ya en el último cuarto, un duro placaje sobre el QB badalonés Sergi González terminó con un “fumble” recuperado por los italianos, que aprovecharon la inmejorable posición de campo para volver anotar de nuevo con una gran recepción de Stefano Di Tunisi (3-23). En los últimos compases, Dracs obtuvo finalmente recompensa a su esfuerzo y Sergi Gonzalo conectó con el estadounidense Brandon Ravenel para establecer el definitivo 10-23.