Foto Catalina Saavedra.

Tras proclamarse campeón de la Serie B en 2016, Murcia Cobras busca cumplir un nuevo sueño: el de convertirse en el mejor equipo del fútbol americano nacional.  El conjunto murciano disputará en Gijón su primera final de la Serie A y lo hará con todos los honores, tras una temporada perfecta. Los de Alejandro Sotomayor llegan invictos a la gran final y con unos grandes números. En sus ocho victorias sin fallo de la liga regular sólo encajaron 4,9 puntos por encuentro, la mejor defensa del torneo, y esas cifras les permitieron alzarse con el número 1 del ranking de la primera fase de la competición. Ya en la lucha por el título, Cobras venció en cuartos de final a Mallorca Voltors (35-14) y en semifinales se deshizo de LG OLED Las Rozas Black Demons (35-28), aunque tuvo que remontar el choque en la segunda mitad tras llegar al descanso con dos “touchdowns” de desventaja.

La progresión de Cobras en los últimos tres años ha sido evidente y le ha situado en lo más alto del panorama nacional. En 2016 consiguió un histórico ascenso a la Serie A, venciendo a L’Hospitalet Pioners en una final épica, resuelta en los últimos instantes con un “field-goal” (10-8), y desde entonces el equipo ha seguido creciendo y subiendo peldaños.   El año pasado, en su debut en la Serie A, ya demostró su potencial. Terminó cuarto en la liga regular (4-6 de balance) y en semifinales estuvo a punto de darle un disgusto a Badalona Dracs. Los murcianos terminaron perdiendo ese partido por  21-13, pero hicieron sufrir de lo lindo a los catalanes, a la postre campeones de liga.

Ahora, un año después, los pupilos de Alejandro Sotomayor tienen la oportunidad de tomarse la revancha de aquella derrota,  pero esta vez en el encuentro decisivo por el título. “Afrontamos la final con muchísima ilusión, sabiendo que va a ser muy difícil pero sin complejos”, apunta el técnico murciano, que destaca el gran potencial del que será su contrincante en Gijón, Badalona Dracs. “Les veo incluso mejor que la temporada pasada. Cuentan con un bloque nacional muy conjuntado y siempre traen muy buenos refuerzos, pero este año han acertado de pleno.  Casi siempre todos hablamos de Brandon Ravenel o Lorenzo Melchiorre porque son los que meten los ‘touchdowns’, pero el ‘middle linebacker’, Mitch Sanders, también es una pieza clave y está haciendo un gran trabajo”.

Cobras también ha acertado con sus refuerzos extranjeros.  El “quarterback” Jordan Perry y el receptor Cory Holmes han formado una de las parejas más productivas de la Serie A y sus números les han situado entre los mejores de la competición.  Un poderoso juego aéreo, donde brillan también Francisco Javier Martínez y Jorge Escudero,  que tiene su complemento perfecto en el “backfield” con los corredores José Antonio Sotomayor y Andrés Jesús Cánovas. Dos “runningbacks” de garantías para dar equilibrio al juego ofensivo murciano, junto con el buen trabajo de una línea de ataque que también cuenta con refuerzos foráneos, como el sueco Maximilian Malander  y el finlandés Mikko Toiminen. Malander ya formó parte del equipo del año pasado, junto con el “defensive back” canadiense Olivier Kathalay, que también repite por segunda temporada en Murcia y que es una de las piezas clave de la solidez defensiva de Cobras.

Para intentar conquistar el título de liga Alejandro Sotomayor podrá contar con todos sus efectivos, aunque tendrá la ausencia de uno de los veteranos ilustres del equipo, el línea ofensivo Roberto Durán, por culpa de una inoportuna lesión: “Me sabe muy mal que se lo vaya a perder. Lleva 20 años en Cobras y es una pena que no pueda estar en esta final”.